Classical Music online - News, events, bios, music & videos on the web.

Classical music and opera by Classissima

Robert Schumann

Sunday, September 24, 2017


Classical iconoclast

September 1

Semyon Bychkov Tchaikovsky Manfred, Taneyev Rachmaninov

Classical iconoclastIn Prom 63, Semyon Bychkov  conducted Kiril Gerstein and the BBC Symphony  Orchestra in Taneyev, Rachmaninov and Tchaikovsky in an almost identical programme to the concert they did at the Barbican last October in their Tchaikovsky Project Series.  But Bychkov, Gerstein and the BBC SO are always worth hearing. It was also interesting to listen to Bychkov's Manfred Symphony op 58 again, in the space of a week, since Riccardo Chailly conducted the same symphony at the opening gala of the Lucerne Festival, paired with Mendelssohn's A Midsummers Night's Dream.Two different perspectives, two different approaches but both valid and both worthwhile.  Chailly and the Lucerne Festival Orchestra were astonishingly good: the magical transparency of Mendelssohn enhancing the High Romantic supernatural nature of Tchaikovsky's Manfred.  A truly illuminating, inspired  performance! Much as I  love the BBC SO, the Lucerne Festival Orchestra are altogether in a more spectacular league, the musicians hand picked from the finest orchestras in Europe, playing together for love. Always a special occasion; no comparisons really possible. Chailly's Prom  last week with the La Scala Philharmonic came nowhere near, partly because the programme (Brahms and Respighi) was less inspired.  So track down  Chailly's  Lucerne Mendelssohn and Manfred, which was filmed live for broadcast.  No disrespect to Bychkov, but Lucerne was exceptional.  Bychkov framed Tchaikovsky's Manfred Symphony op 58 with Sergei Taneyev's Oresteia op 6 (1889) placing the focus on Taneyev's connections to Tchaikovsky.  In a way, this diminishes Taneyev, for Oresteia isn't very Tchaikovskian.   It's a tone poem based on Greek mythology which surprisingly doesn't figure much in Russian repertoire, at least from the assumptions we now have about the style. A lovely violin melody weaves through the piece, connecting fast-flowing passages that suggest, perhaps the Furies, wild climaxes contrasted with a serene section , harps decorating strings.  Bychkov's reasons for pairing this with Manfred are much stronger.  Orestes is a doomed hero, who kills his mother urged by his sister, and is himself killed by a snake. Thus the cosmic struggle in Manfred, which Byron set in the high Alps. In Byron's time, the Alps symbolized danger, the vastness of nature dwarfing humankind. Schumann's Manfred is Romantic in the true, wild Germanic sense. Tchaikovsky, however. was even more a man of the theatre, so Bychkov's approach emphasized the panoramic, scenic aspects of the piece.   He created the backdrop to the drama vividly: generous, sweeping lines suggesting limitless horizons.   As the tempo quickened, the orchestra soared upward: searching lines contrasting well with the sudden crashing climax with which the first movement ends. Perhaps this is the moment when Manfred meets his mysterious half sister Astarte. What is the nature of their relationship (bearing in mind Byron's unnatural relationship with his own half sister)? And, why the mountains?  The second movement, marked vivace con spirito, describes a mountain spirit, one of the elementals who haunt Alpine lore. They are fairies, but also signify danger, their elusiveness defying human control.  Thus the high violin melody that flies above, and away, from the main orchestral foundation. The third movement describes the mountain folk, who carve out marginal lives in harsh conditions, yet seem happy as they dance, presumably in pure, open air festivals. They're tough folk and down to earth, while Manfred, though a hero, is rather more quixotic. Like Byron himself, maybe, a towering figure but one with dark complexes and possibly a death wish.  Tolling bells suggest danger. The music descends into a stranger mood, sounds crashing against each other as if the earth itself was imploding,"fire" pouring forth from the rapid rivulets of sound.  Manfred fights off the evil spirits who tempt him, but chooses to die on his own terms. What might Tchaikovsky have made of this? The finale was grand, the pace brisk, craggy peaks and descents sharply defined, dizzying figures suggesting turbulence. Not mountain breezes, but perhaps something more demonic.  The organ underlined the cosmological nature of Manfred's predicament.  Although the drama dissipates at the end of the symphony, textures are more refined, more esoteric, one feels that perhaps Manfred is entering a new frontier, beyond the ken of mankind. Hence details, like the horn calling the hero on, and the dizzying upwards rush towards a serene conclusion that might suggest spiritual sublimation. Chailly was better at evoking the demonic supernatural levels in the piece lurking behind the scenery, but Bychkov's account was heady stuff.In between Taneyev and Manfred, Rachmaninov's Piano Concerto no 1 with Kiril Gerstein, a moment of relative sanity between the two doomed heroes at either end of this Prom. 

My Classical Notes

September 20

Brahms Double Concerto

I was 14 years old when i wask able to join my first orchestra in Brooklyn, New York. What an experience that was. This was an amateur group of Doctors, lawyers, amd other professionals. And then there was me, sitting last chair in the second violin section. What was so significant, in retrospect, is that i learned a huge chunk of the orchestral literature there. The symphonies of Schumann, Mendelssohn, and Beethoven, as well as many works for solo instruments. It was amazing to me to listen to great music of Dvorak and Brahms, and i recall that we worked on the Brahms concerto for violin and Cello. Our conductor was Maxim Waldo, who reportedly played Oboe under Arturo Toscanini. Here is a performance of the Brahms Double Concerto with Ms. Mutter, as conducted by Mariss Jansons:




Tribuna musical

September 18

Tríos, cuartetos y quintetos por notables conjuntos: el placer de la música de cámara

Más allá de los gustos personales, creo que el melómano completo debe gustar de diversos géneros: no sólo la ópera o el ballet o la música sinfónica, sino también el género de cámara, ya sea instrumental o vocal, o incluso el recital de un solo instrumento. El panorama que sigue abarca trios para piano y cuerdas, cuartetos para piano y cuerdas, cuartetos para cuerdas y quintetos para piano y cuerdas. En todas esas combinaciones hay obras maestras. Idealmente –por algo son "de cámara"- deberían escucharse en ámbitos de cálida acústica y no muy grandes. En la práctica, suelen tocarse en salas de gran capacidad, y no hay duda de que ello les saca esa intimidad, esa introspección que necesitan para ser cabalmente apreciadas. ZUKERMAN TRIO La sala de AMIJAI es a mi juicio una de las más adecuadas, y Pinchas Zukerman tiene una relación de muchos años con ella. Un lleno total aplaudió al trío que él lidera y que también integran su esposa, la violoncelista sudafricana Amanda Forsyth, y la pianista canadiense de ascendencia china, Angela Cheng. La calidad de estos artistas es importante y muy pareja; si bien Zukerman los lidera, lo hace con una discreción que permite a cada uno expresar lo mejor de sí mismo. El violinista está casado con Forsyth, una espléndida rubia alta sudafricana que impacta con su presencia pero que además es una artista de primer nivel; nunca pierde de vista a su marido pero no hay subordinación en su sonido potente y en su fraseo intenso. Y Cheng podrá parecer opaca hasta que empieza a tocar y uno advierte su completa técnica y noble musicalidad. Zukerman desde hace años está sumergido en la música de cámara en el mejor sentido, sin divismo y con un estilo límpido lejano de su juventud poderosa y ardiente pero siempre atrayente y respetuoso de los compositores abordados. Los tres tienen una perfecta compenetración y comunican las obras con la siempre deseable unidad que este género requiere. Si bien no fueron anunciadas como primera audición, las muy gratas Ocho piezas para violín y violoncelo, Op.39, fueron una novedad para mí; escritas en 1909, son típìcas del estro romántico del ucraniano Reinhold Glière (de padre alemán y madre polaca), 1875-1956, cuya mejor obra es la imponente sinfonía programática "Ilya Murometz". Las piezas son óptima música de salón, sin pretensiones de profundidad pero de notable artesanía y encanto, y fueron admirablemente ejecutadas, Tanto el Segundo Trío de Shostakovich, que data de 1944, como el Primer trío de Schubert, Op.99, creado en 1828, el año de su muerte (aunque es luminosa y ajena al clima dramático del Cuarteto "La muerte y la doncella" o del Quinteto para cuerdas) son obras maestras esenciales. La del ruso tiene la misma originalidad que su Quinteto para piano y cuerdas, aunando solidez estructural a ideas elegíacas (como la melodía aguda en armónicos tocada por el violoncelo al principio mismo), satíricas (el Scherzo), densas y sombrías (la Passacaglia) o trágicas (esa danza judía en homenaje a las víctimas de Treblinka en el último movimiento). Las ejecuciones fueron magistrales en su penetración psicológica y fuerte transmisión del mensaje dramático en Shostakovich, y su escrupulosa articulación y pura belleza en Schubert. Fuera de programa, un inesperado regalo de Frirz Kreisler, esa divertida Marcha Vienesa raramente ejecutada. TRIO OSMANTHYS El Mozarteum presentó en el Colón el debut argentino del Trío Osmanthys, curioso nombre no explicado. Está integrado por Carolin Widmann, violín; Marie-Elisabeth Hecker, violoncelo; y Martin Helmchen, piano. Widmann había venido antes en dos ocasiones, dejando una buena impresión. Hecker y Helmchen están casados, los tres son alemanes. Han desarrollado valiosas carreras por separado y formaron este trío por razones tanto de amistad y afecto como por coincidir en los enfoques estilísticos. Iniciaron su programa con una breve obra en primera audición de Lili Boulanger, "D´un matin du printemps" ("De una mañana de primavera"), 1918, el año final de su muy corta vida (24 años). Hermana de Nadia Boulanger, la más famosa profesora de composición del siglo XX, Lili fue un talento indudable y llegó a dejar obras que Buenos Aires debería conocer, como el Pie Jesu o los tres salmos que llegó a escribir. La pieza que escuchamos resultó de un buen gusto refinado, y también existe en versión sinfónica o para flauta o violín y piano. Los dos Tríos elegidos fueron sustanciosos y cercanos en el tiempo, poderosos ejemplos de postromanticismo: el Nº 2 de Brahms, 1882, y el Nº4, "Dumky", de Dvorák, 1891. La obra brahmsiana ya es de su arte maduro, contemporánea de las espléndidas Oberturas (Trágica y Festival Académico). Concentrada y densa en sus materiales, sus movimientos están notablemente estructurados, con múltiples hallazgos de armonía y forma en sus 36 minutos. De duración similar, el Trío "Dumky" es una adaptación al temperamento checo de la "dumka" ucraniana, balada épica que pasa de menor a mayor y de lento a rápido; Dvorák construye la partitura en seis movimientos, cada uno de ellos una dumka, y es admirable tanto la belleza melódica como la explosión de júbilo en cada fragmento rápido. Casi parece, como en las rapsodias húngaras, el paso del lassu lento al friss rápido, pero en la dumka en vez de AB es ABABA, ya que alterna varias veces. El rendimiento del Osmanthys fue siempre positivo, aunque en este caso el liderazgo del pianista fue claro: Helmchen tiene un sonido lleno y amplio y un fraseo prácticamente infalible. Las damas ciertamente tocan muy bien pero no alcanzan la fuerza y el volumen como para emparejarse con el teclado; sin embargo, la musicalidad y el rapport son evidentes y da gusto escuchar una obra de cámara ejecutada con tanto ajuste y afinidad. Y en las Dumky lograron un sentimiento de espontaneidad y entusiasmo que se transmitió al público. Curiosamente, ellos también ejecutaron como extra la Marcha Vienesa de Kreisler. AMERICAN STRING QUARTET Siguiendo la buena racha que se inició con Schiff en Bach, Nuova Harmonia presentó en el Coliseo el American String Quartet, que cumple su temporada Nº 41 pero creo que no vino antes aquí. Naturalmente que los actuales no son los mismos integrantes que al principio, pero demostraron ser instrumentistas de alto rango y aguda comprensión musical. Y como están viniendo muy pocos cuartetos internacionales, el concierto cubrió una apremiante necesidad, ya que el cuarteto de cuerdas es la forma más prístina de la música de cámara y la de mayor repertorio. Tal como vinieron estuvo integrado por Peter Winograd (primer violín), Laurie Carney (segundo violín), Daniel Avshalomov (viola) y Wolfram Koessel (violoncelo). Lástima que no haya datos biográficos específicos, pero cabe señalar que salvo Carney los apellidos no suenan muy americanos. Podría haber extranjeros que se nacionalizaron en Estados Unidos. Sea como fuere, no es un cuarteto joven sino maduro, y todos tocaron con un fuerte profesionalismo. El comienzo no fue tan bueno como el resto del programa: el Cuarteto Op.18 Nº6 de Beethoven se inició nervioso y tenso, pero fue llegando a una buena versión gradualmente hasta llegar a un movimiento final en el que "La malinconia" cedió el paso a la música alegre; en la coda retorna la melancolía pero es vencida por un jubiloso cierre. El extraordinario Octavo cuarteto de Shostakovich es de lejos el que más se toca, aunque varios otros son también de gran interés, porque resulta no sólo autobiográfico sino que su contenido es una sutil protesta contra la guerra. Varias melodías suyas son citadas, sobre todo una bien conocida de su Primera sinfonía, y además está un motivo de cuatro notas sobre las letras iniciales de su apellido que domina toda la obra; hay un salvaje Scherzo, y luego un tema lento está cortado varias veces por violentos acordes, dos movimientos Largo finalizan una obra desencantada pero de gran atractivo. Aquí el Cuarteto se lució, con gran dominio técnico más un nivel de involucramiento que creó un clima magnético. La autoridad controlada y firme de Winograd, la calidez de Carney (única dama), la personalidad indudable del violista y del violoncelista, se amalgamaron para una visión real y potente de la angustia del compositor. Tras el intervalo supieron adaptarse al mundo iridiscente de Ravel en su único Cuarteto, perfecto complemento del de Debussy. En realidad es aún más elaborado, con admirables destellos imaginativos de texturas, colores y ritmos. Los artistas estuvieron aquí en un muy alto nivel tanto individualmente o como grupo cohesionado. La pieza extra fue introspectiva, lejana de cualquier virtuosismo vacuo: la Cavatina del Cuarteto Nº14, op.130, de Beethoven. Fue un buen ejemplo de seriedad profesional de los intérpretes. CUARTETO MANUEL DE FALLA DE MADRID Con este nombre y procediendo de Madrid, parecería ser un conjunto español, pero está formado por tres argentinos que viven en ese país y uno nacido allí. Iván Cítera está entre nuestros mejores pianistas y se lo extraña, ya que nos visita rara vez. Formado por Poldi Mildner y Antonio De Raco y luego perfeccionado en Katowice, Frankfurt y Mainz, influido por clases con Sancan, Magaloff y Celibidache, Cítera llevó una doble carrera como intérprete y notable docente. Actualmente enseña en dos instituciones madrileñas: Universidad Alfonso X el Sabio y Academia International Forum Musicae. Ricardo Sciammarella, violoncelista, es hijo de Valdo, valioso compositor y director de coros; ha actuado varias veces en nuestra ciudad como solista con orquesta u ofreciendo recitales; también es director de orquesta. Ha sido docente aquí y actualmente lo es en el Centro Superior de Música del País Vasco. Por su parte, el violista Alan Kovacs, formado por Ljerko Spiller, estudió luego en Colonia y con el Cuarteto Amadeus. Activo en La Plata como cuartetista o como viola solista, desde 1991 a 1999 fue viola solista de la Sinfónica de Madrid. Es docente en las mismas instituciones que Cítera. Finalmente, Alfredo García Serrano (único nombre nuevo para mí), violinista, estudió en Madrid y luego en la Universidad de Indiana; también él es docente en los mismos lugares que Kovacs y Cítera. Es concertista solista e integra diversos grupos de cámara. Están todos unidos por la amistad y el amor a la música y fue una excelente idea incorporarlos a los Conciertos del Mediodía del Mozarteum. Cambiaron el programa a último momento, y así el Segundo Cuarteto para piano y cuerdas de Mozart fue sustituido por el Primero, y el Cuarteto Op.47 de Schumann por el Primero de Brahms. Curiosamente ambos están en sol menor, y los antes previstos en Mi bemol mayor; o sea que pasamos de obras más bien jubilosas a otras ligadas a lo dramático e intenso. Pero en ambos casos, magnífica música tan bien construida como atrayente en su material. Y en el caso de Brahms, culmina con un famoso Rondó alla Zingarese de contagioso brío y espíritu positivo (cómo olvidar, tratándose del Mozarteum, al Cuarteto Beethoven, que tantas veces nos visitó y para quienes este cuarteto era una "pièce de résistance"). Y en cuanto a Mozart, recordar que mientras lo escribía en Viena en plena madurez, un adolescente Beethoven creaba sus tres cuartetos para piano y cuerdas en Bonn; fueron los primeros en imaginar esta textura de piano y cuerdas. Cítera fue en todo momento la figura descollante, magisterial, por la perfección de su técnica y su infalible sentido del fraseo; un sonido noble y amplio puesto al servicio del compositor. Los tres ejecutantes de cuerda son sin duda profesionales de categoría, pero sin la garra de los elegidos. Sin embargo, el todo fue mayor que la suma de las partes y el balance final resultó muy grato. QUINTETO ARTE También en los Conciertos del Mediodía, se pudo apreciar al Quinteto Arte en dos partituras esenciales de este género que combina al piano con el cuarteto de cuerdas: el Segundo Quinteto de Dvorák y el de Schumann. Lograron conservar la concentración y la calma mientras en la platea escuchábamos con regularidad las bombas que tiraban manifestantes en Corrientes, claro signo de la agresividad corrosiva de una pequeña minoría no controlada (para no ser acusados de represión…). El concierto fue bastante bueno sin llegar a convencer plenamente. Aquí también la figura dominante fue la muy experimentada pianista María Cristina Filoso, en notable nivel técnico y comprensión de los estilos. El violoncelista Siro Bellisomi fue el que mostró mayor calidad tímbrica; es integrante fundador del Trío Williams. El tejano Scott Moore resulta un correcto violista de sonido algo seco pero bien afinado. El primer violín, Oleg Pishenin (concertino de la Orquesta Estable del Colón), es a veces demasiado incisivo aunque da énfasis a los momentos culminantes. Y el entrerriano David Coudenhove, miembro de la Estable y antes de la Sinfónica Nacional, un buen elemento a veces demasiado remiso, se integra bien en el conjunto. El tan melódico como brioso Quinteto de Dvorák vuelve a demostrar que es el único postromántico que puede medirse con Brahms, de quien era admirador y amigo. Y el de Schumann es sin duda su mejor obra de cámara en cuanto a material y realización. Nada nuevo en esta mezcla, pero cuánta belleza.Pablo Bardin



Norman Lebrecht - Slipped disc

August 16

Sad news: Cancer claims eminent Russian pianist, 69

We regret to report the death of Pavel Egorov, head of piano at the St Petersburg Conervatoire and an international authority on Schumann. He has been suffering from cancer for some time. Boris Bloch writes: Pavel Egorov was my classmate not only at the Moscow Tchaikovsky Conservatory but also a fellow student of Tatjana Nikolaeva in the first two years of our studies there. Pavel and I were also united in our youthful romantic love and affection for the music of Robert Schumann, competition of whose memory he had won in 1974. I was less successful having received only a finalist diploma in the previous edition of 1969. I guess we were the Davidsbündler-brothers. And now one of us has gone on a journry of no return. Dear brother, before it will be my turn to go I will remain faithful to your memory and our common goals and ideals. RIP my dear Pavel! Official biography: People’s artist of the Russia, professor of Special Piano Department, Pavel Egorov was born in Leningrad and graduated from the Moscow P. I. Tchaikovsky Conservatoire (1975), under the tutelage of T. Nikolaeva and V. Gornostaeva. He was a prize-winner at the International Schumann Competition in Zwickau (Germany, 1974). At the same time he made his debut in the Grand Halls of the Moscow and Leningrad Conservatoires. Pavel Egorov performs in the best concert halls throughout the world, has toured in nearly every European country, and also in Canada, China and Japan. He has conducted master-classes in republic of Korea, Holland, Italy, Taiwan, and Sweden. Pavel Egorov has made more than 40 solo, chamber and symphony programs for many Russian and foreign record companies (Melodia, Sony, HWA EUM, Intermusica). Musical researcher and scientific editor, Honorary member of the International Schumann Society (Dusseldorf) and of the St. Petersburg’s Philharmonic Society, he was awarded the International Schumann Prize (1989), received the Order of Polish Government “For merits in culture” (2003), and has been elected a member of the St. Petersburg’s branch of the Russian Academy of Sciences, in the area of Education and Development of Science (2007).

Robert Schumann
(1810 – 1856)

Robert Schumann (8 June 1810 - 29 July 1856) was a German composer, aesthete and influential music critic. He is regarded as one of the greatest and most representative composers of the Romantic era. Schumann left the study of law to return to music, intending to pursue a career as a virtuoso pianist. He had been assured by his teacher, Friedrich Wieck, that he could become the finest pianist in Europe, but a hand injury caused by a device he created with the false belief that it would help increase the size of his hands prevented that. One of the most promising careers as a pianist had thus come to an end. Schumann then focused his musical energies on composing. Schumann's published compositions were written exclusively for the piano until 1840; he later composed works for piano and orchestra; many lieder (songs for voice and piano); four symphonies; an opera; and other orchestral, choral, and chamber works. His writings about music appeared mostly in the New Journal for Music, a Leipzig-based publication which he jointly founded. In 1840, Schumann married pianist Clara Wieck when she was of age, following a long and acrimonious legal battle with her father, his former teacher, to gain his approval of the match. Clara also composed music and had a considerable concert career. For the last two years of his life, after an attempted suicide, Schumann was confined to a mental institution, at his own request.



[+] More news (Robert Schumann)
Sep 19
Google News CANADA
Sep 19
Google News IRELAND
Sep 19
Google News AUSTR...
Sep 18
Arioso7's Blog
Sep 18
Tribuna musical
Sep 18
Meeting in Music
Sep 17
Meeting in Music
Sep 16
The Well-Tempered...
Sep 14
Topix - Classical...
Sep 14
Google News USA
Sep 14
Google News CANADA
Sep 14
Google News IRELAND
Sep 14
Google News AUSTR...
Sep 12
Joe's Concert Rev...
Sep 12
The Well-Tempered...
Sep 9
Norman Lebrecht -...
Sep 4
Wordpress Sphere
Sep 4
Wordpress Sphere
Sep 4
The Well-Tempered...
Sep 1
Classical iconoclast

Robert Schumann




Schumann on the web...



Robert Schumann »

Great composers of classical music

Songs Symphony Clara Piano Concerto

Since January 2009, Classissima has simplified access to classical music and enlarged its audience.
With innovative sections, Classissima assists newbies and classical music lovers in their web experience.


Great conductors, Great performers, Great opera singers
 
Great composers of classical music
Bach
Beethoven
Brahms
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Tchaikovsky
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explore 10 centuries in classical music...